Formación

Nuestra vida viene considerada como un proceso de formación continuada, siempre inacabado. Ello hace que la formación, intrínsecamente, sea permanente. Sin embargo, se pueden dividir los tiempos de la formación misma en períodos, cada uno con sus características diversas y su mayor o menor relevancia. Y así, suelen señalarse las siguientes etapas: promoción vocacional, postulantado, noviciado, juniorado, primeros años después profesión, mayores, ancianidad.

OBJETIVO GENERAL DE LA FORMACIÓN

En nuestras Constituciones se indica que las Religiosas Jerónimas de Puebla constituimos una Congregación de vida apostólica, que tratamos de esforzarnos por «reproducir la imagen de Cristo, particularmente en el amor a la Iglesia» , el cual se expresa en un servicio cualificado, tratando de hacer realidad aquellas palabras de S. Jerónimo: «Nada mediocre me contenta en ti; lo deseo todo sumo, todo perfecto» .